¿Porqué Muchas Denominaciones?

En el mundo hay diferentes religiones: cristianismo, islamismo, hinduismo, etc. Pero dentro del cristianismo hay también varias ramas, por ejemplo la iglesia católica, la iglesia ortodoxa y la evangélica. No estoy tratando de dar una lista exhaustiva, pero esas son las más comunes. En mi caso, yo me considero evangélico.

Pero dentro de los evangélicos hay decenas y decenas de denominaciones, por ejemplo: las iglesias bautistas, metodistas, pentecostales, asambleas de Dios, cuadrangulares, luteranas, presbiterianas, anglicanas, etc. Incluso cada una de ellas se subdividen también. Esto puede ser bastante confuso para muchas personas, de hecho hay personas que argumentan que la gran variedad de denominaciones entre los evangélicos son una “prueba” de ser una religión falsa.

Para poder entender todo esto, es necesario comprender la historia de la iglesia, pero también hay que considerar doctrina, metodologías, y el orgullo del ser humano en general.

Lo primero que quiero recalcar, es que la gran cantidad de denominaciones entre los evangélicos es una prueba que no estamos en una secta y que tenemos libertad de estudiar la Biblia y opinar. Por ejemplo; si usted es parte de los Testigos de Jehová (los cuales no son evangélicos) y usted no está de acuerdo con alguna doctrina que ellos tienen, pronto lo van a corregir, poner en disciplina o echarlo de ese grupo religioso.

Entre los Testigos de Jehová no hay manera de pensar diferente, así funcionan las sectas porque controlan lo que la persona debe creer, y cómo debe practicar su religión. En una ocasión le pregunté a un Testigo de Jehová: ¿Cuántos Testigos de Costa Rica (o no importa su país en latinoamerica) han escrito artículos en las revistas Atalaya y Despertad? La respuesta es ninguno, las creencias de ellos provienen de unos pocos en la parte superior de la pirámide que controla esa secta desde Estados Unidos.

Por otro lado, la iglesia católica es extremadamente flexible cuando se trata de dogmas y doctrinas, ellos están dispuestos a “modernizar” los dogmas constantemente aunque contradigan la Biblia. De hecho, hoy en día se pueden ver diferencias entre la iglesia católica de Latinoamerica, Europa, Estados Unidos y África, porque en cada continente adoptan cosas, eso se llama sincretismo. Todo eso les permite mantener siempre a un buen grupo de adeptos, si la iglesia católica se pone demasiado estricta con sus creencias pronto va a perder feligreses. Como ejemplo, uno de los dogmas más recientes (aprobado en 1950) es la supuesta ascensión de la virgen María al cielo, eso no está en la Biblia.

Eso sucede porque la iglesia católica tiene al Papa en el Vaticano como la máxima autoridad de la iglesia, la Biblia según ellos no es la máxima autoridad porque fueron los apóstoles los que escribieron la Biblia. Muchos católicos no saben eso, pero los sacerdotes lo tienen muy claro. Ese es el principal debate entre católicos y evangélicos. Los evangélicos consideramos la Biblia como la mayor autoridad, por encima de las personas que componen la iglesia. La Biblia dice en 2 Timoteo 3:16 que toda la Escritura es inspirada por Dios, por lo tanto la Palabra de Dios tiene más autoridad que el mensajero que escribe esa Palabra. En 2 Pedro 1:20-21 dice:

“Pero antes que nada deben entender esto: Ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque la profecía nunca estuvo bajo el control de la voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron bajo el control del Espíritu Santo”

Pero lo que más caracteriza a los evangélicos es la incapacidad de poder trabajar juntos y la facilidad con la que se dividen por cualquier cosa. Si en alguna medida tenemos alguna diferencia (ya sea de doctrinas secundarias o de métodos), eso produce una separación automática. Lo cual es muy triste.

Lo que estoy hablando aquí es delicado y normalmente produce diferentes emociones entre las personas. Pero quiero ser lo más objetivo que pueda al respecto.

Una de las primeras cosas que divide a los evangélicos son las cuestiones de doctrina, es decir, la forma en que interpretamos lo que la Biblia dice. Si bien es cierto no hay diferencias en cuanto a doctrinas esenciales entre los evangélicos, la más mínima diferencia entre doctrinas secundarias produce que un grupo ataque al otro.

Una frase famosa de Agustín de Hipona dice: Unidad en lo esencial, libertad en lo no esencial, misericordia en todo lo demás”. (Hay diferentes versiones de la cita), pero quiero usar esa frase para explicar algunas cosas antes de continuar.

 

Doctrinas Esenciales y no Esenciales

Hay doctrinas cristianas que son esenciales para la salvación y que no se pueden comprometer, si lo hacemos ya no somos cristianos y hemos caído en herejía. No hay espacio suficiente en este articulo para explicar a detalle cada una de ellas, pero para dar unos ejemplos: Si usted no cree que Jesucristo es el Hijo de Dios entonces usted ya no es cristiano. Si usted no cree en la muerte y resurrección de Jesucristo, entonces usted ya no es cristiano, etc. Estas doctrinas son esenciales para la salvación, aunque la Biblia tampoco obliga que usted deba saberlas todas. Por ejemplo: no sabemos cuánto conocimiento tenía el ladrón en la cruz, pero del texto sabemos que el ladrón reconocía el señorío de Jesucristo, su santidad y su capacidad de proveer la salvación (Lucas 23:39-43).

Hay otras doctrinas que son importantes, pero que no son esenciales para la salvación, y sobre las cuales podemos tener libertad de opinión sin que eso signifique que vamos a ir al infierno. Por ejemplo, si usted cree que Dios creó todo en seis días o en millones de años, eso no afecta su salvación, usted no va a ir al infierno por creer una cosa o la otra. Esa no es una doctrina esencial. Es una doctrina importante, porque dependiendo cómo interpretamos Génesis, eso puede meternos en problemas más adelante, pero no creo que su salvación en particular está en riesgo. Esas son doctrinas no esenciales.

Y aun así, yo voy a tratar de presentar suficientes argumentos en favor de una creación de seis días porque esa es mi inclinación, pero no voy a cuestionar el cristianismo de la persona que cree lo contrario porque eso sería arrogante de mi parte. Jesús no le dijo al ladrón en la cruz: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso si crees en una creación de seis días, o si crees en el don de lenguas, o si crees en el calvinismo, o si rechazas el bautismo de niños menores de doce”. etc.

Y luego “misericordia en todo lo demás”, y aquí es donde yo hablo sobre métodos, la forma como hacemos iglesia, la liturgia en los cultos, la evangelización, etc. Muchas iglesias hacen iglesia de manera diferente, y eso no debería ser un problema. A menos que el método contradiga o anule algo de la Biblia. Pero aunque parezca mentira, hay iglesias que se separan porque no están de acuerdo en cómo hacer iglesia, están de acuerdo en la doctrina, pero quieren trabajar de manera diferente. Esto creo, ya es el colmo del orgullo y la arrogancia.

 

 

El asunto de las divisiones denominacionales puede ser positivo y negativo al mismo tiempo. Por un lado nos sirve porque nos afila y aprendemos mucho cuando escuchamos diferentes opiniones sobre ciertos temas. Por ejemplo, el debate entre calvinismo y arminianismo ya lleva 500 años, a estas alturas no entiendo como algunos no han podido superar ese debate, pero sea como sea, esos temas nos hacen estudiar la Biblia más a fondo. El problema es cuando una persona se aferra a una posición, da por errada la otra posición, y trata de herejes a otros que piensan diferente, en ese sentido, esas personas no están muy lejos de caer en una actitud sectaria.

Es tiempo (y le hablo a los pastores principalmente) que aprendamos a madurar, y que podamos trabajar con otras iglesias, procurando la unidad y la armonía. Para esto es necesario cerrar heridas pasadas, y poner el amor al prójimo en primer lugar antes que nuestras denominaciones.

Muchos de los conflictos entre denominaciones en latinoamerica son conflictos importados de Europa y Estados Unidos, donde las denominaciones ya vienen peleadas con otras, nos evangelizan y luego nos dividen contra nuestros propios hermanos. Es tiempo de parar esto. No importa si otra iglesia quiere hacer las cosas de manera diferente, aprendamos a respetarnos mutuamente. Efesios 4:3 dice:

Procuren mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

No Debemos Judaizar

 

Un tema muy importante en el libro de los Hechos, es cuando los gentiles reciben el don del Espíritu Santo, Pedro queda asombrado de esto, y casi inmediatamente lo llaman a Jerusalen para que explique lo que estaba pasando con los gentiles. Hasta ese momento los apóstoles no sabían que los gentiles podían recibir el Espíritu Santo.

A partir de ese momento inicia un debate si los gentiles deben ser judaizados o no. Todos sabemos que la conclusion que el libro de los Hechos nos da, es que los gentiles no deben ser judaizados. El mismo Pablo pregunta: “¿por qué obligas a los no judíos a hacerse judíos?” (Galatas 2:14).

Es decir, no es necesario pasar a las personas por el judaísmo para que puedan llegar a Dios, y el mismo error lo estamos cometiendo hoy en día, cuando obligamos a las personas a pasar por nuestra denominación primero para que puedan llegar a Dios. En lugar de hacerlos discípulos de Jesucristo, los convertimos en bautistas, o calvinistas, o pentecostales o lo que sea que pensamos es la verdad máxima de nuestra iglesia.

Para aclarar, yo no creo en el relativismo. Entiendo que muchos me van a acusar de no dar importancia a la doctrina o a las verdades bíblicas. Yo creo en las verdades absolutas del evangelio, lo que digo es que debemos aprender a discutir las diferencias, sin que eso signifique destruirnos unos a otros en el proceso.

La falta de unidad en las iglesias evangélicas ha provocado que muchos no quieran venir a la iglesia, porque ven a pastores y lideres peleando contra otros, por asuntos de doctrinas secundarias, métodos o reconocimientos que sólo llevan a cultivar orgullo en las personas.

Que Dios nos perdone por este mal.

Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo crea que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

Juan 17:22-23

 

2 comentarios

  1. ESTRELLA: EL SER HUMANO TIENDE A SER RELIGIOSO Y SE APEGA A DOGMAS COMO NO TE PONGAS, NO DANCES, NO DIGAS ALELUYA, NO USES ARETES, LA MUJER NO DEBE USAR PANTALON, ETC. ESTO ES MUY LAMENTABLE PORQUE NOS LLEVA A FORMAR SECTARISMOS QUE NO SON LO QUE JESUCRISTO QUIERE, LO IMPORTANTE DE LA CRISTIANDAD ES EL EQUILIBRIO, SEGUIR LA SENDA ANTIGUA (NO SALIRSE DE LO QUE DICE LA BIBLIA EN CUANTO A CONDUCTA Y COMO DEBEMOS VIVIR, ADORACION A DIOS (AMAR A DIOS) , LA SANA DOCTRINA ESTA BASADA EN SEGUIR LA DOCTRINA DE CRISTO (DOCTRINA ES UNA VERDAD ABSOLUTA)
    PERO HAY QUE ENTENDER QUE LA BIBLIA NO SOLO ES PARA LEERLA SINO TAMBIEN PARA ESTUDIARLA (HOY CONTAMOS CON DICCIONARIOS Y CONCORDANCIAS)

  2. estimado creo que la cantidad de denominaciones se debe que no tienen unidad con cristo ya que el padrey yo somos uno , tiene fragmentado el alma como en hebreos 4:12 el merismo que demuestra que la fragmentacion del alma es el fiel reflejo de la no unidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *