Las Adicciones

La adicción al licor y a las drogas es algo que esta destruyendo nuestra sociedad. Es una realidad de la cual muchos no quieren pensar porque conlleva mucho sacrificio ayudar a alguien en adicciones.

Sin embargo quiero aclarar que las adicciones no se limitan solamente al licor o a las drogas. Existe también la adicción al cigarro, la pornografía, las apuestas, la farmacodepencia, y  la comida como ejemplos de adicciones que son en cierta manera, aceptadas por la sociedad.

En un articulo anterior estuve explicando como instalar un filtro contra la pornografía. Y una persona en un foro me dijo: “Porque quiero hacer tal cosa?”, esa persona lo dijo en tono de broma, pero creo que refleja la situación de nuestra sociedad hoy en día. La gente no ve malo ver videos pornográficos, no ven malo abusar del licor, mas bien tratan de promover programas como la de “choferes asignados”, donde uno de los amigos en la fiesta no toma licor para llevar a todos a casa. Con esto le dicen a los jóvenes que esta bien tomar licor… siempre y cuando sea “responsable”.

La psicología tiene muchas herramientas útiles que nos explican la situación de las adicciones. Son herramientas que nos pueden aclarar la problemática del asunto. Pero definir un problema no es necesariamente solucionarlo. Aunque la psicología tiene términos muy exactos para explicar porque una persona es adicta, esta rama de la ciencia es realmente insuficiente para solucionar el problema como tal. Esto lo veo con los programas de rehabilitación seculares y con programas del Gobierno como el IAFA (Instituto sobre Alcoholismo y Farmaco-dependencia). Donde los porcentajes de personas que logran salir completamente de las adicciones es mínima.

La Solución

Nosotros creemos que la verdadera solución esta solamente en Jesucristo. El es el único que puede romper con las cadenas del pecado. Muchos tratan de definir las adicciones al licor, drogas o cigarro como una “enfermedad”. Pero eso es incorrecto. El termino “enfermedad” mas bien ayuda al adicto a sentir conmiseración y traslada la responsabilidad de su problema a sus familiares, amigos y sociedad. El vicio desde el punto de vista bíblico es un pecado, del cual solo Dios puede limpiarnos. El pecado inicia con la rebeldía en nuestro corazón, con el orgullo y el egocentrismo, donde la persona piensa que no esta afectando a nadie mas con su vicio, sino que dicen: “esta es mi vida y por lo tanto yo puedo hacer lo que quiera con ella”. Esa no es la actitud que Dios quiere que tengamos, y ese es una de las cosas que nos predisponen al vicio. Otra cosa que nos predispone es el dolor. La muerte de un ser querido, el fracaso en un trabajo o en los estudios, el fracaso en un matrimonio, o como esposo, o como padre, nos puede predisponer a caer en una adicción. Son estas mismas cosas las que mantienen a una persona en el ciclo del vicio.

Mientras la psicología se preocupa en explicar a las personas la problemática del vicio. Dios a través de su Palabra nos enseña que nosotros debemos cambiar de adentro hacia afuera para poder ser libres. La Biblia nos pide que tengamos el carácter de Cristo, su amor, su paciencia, su sabiduría, su entendimiento, para poder ser mejores personas, mejores hijos, mejores padres, mejores cristianos y mejores ciudadanos.

El cambio inicia cuando buscamos a Dios. La Biblia dice en Proverbios 1:7 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehova…”. Cuando andamos en los vicios, no tenemos temor de Dios, andamos por el mundo como insensatos, el versículo continua diciendo: “…los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza”.

El capitulo 2 de Proverbios nos explica como obtener el temor de Dios y su sabiduría, le recomiendo que lea ese capitulo en su propia Biblia, pero de forma resumida nos explica que:

1- Debemos recibir las Palabras de Dios. (verso 1).

2- Después de recibirlas, debemos guardarlas. (verso 2).

3- Debemos estar atentos e inclinar nuestro corazón a la prudencia. (verso 3).

4- Debemos buscar la sabiduría como si fuera un tesoro. (verso 4).

5- Entonces… entenderemos el temor de Jehova y hallaremos el conocimiento de Dios. (verso 5).

 

Si usted esta tratando de dejar una adicción, o si tiene un amigo que tiene este problema. Recuerde que la solución esta solamente en Dios y en su Palabra. Tiene que existir un verdadero deseo de dejar el vicio y reconocer que solamente en Dios podemos hallar la fortaleza para seguir adelante. En segundo lugar, seria bueno ingresar a la persona a un Centro de restauración cristiano y tener un “padrino” que este al tanto de esa persona, tanto adentro del Centro como afuera cuando salga de nuevo a la sociedad.

Otro problema con las personas en adicción son los mismos familiares. Si la familia no sabe manejar la situación, el asunto con el adicto puede empeorar. Ya sea porque la familia es una causa de dolor que promueve la adicción, o porque la familia chinea, o mima, o sobre proteje al adicto, lo cual tampoco es bueno. La familia necesita encontrar un balance donde demuestra al adicto que se preocupan por el y lo aman, pero tampoco van a caer en holgazanería, porque ninguno de los dos extremos ayudan.

Este es un tema muy amplio, pero lo voy a dejar hasta aquí.

Que Dios los bendiga!

 2 Timoteo 1:7

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *