¿Cómo vemos a Dios?

Si cerramos nuestros ojos, ¿como vemos a Dios?, esto puede dar demasiadas respuestas subjetivas, pero es un ejercicio que debería hacernos pensar. ¿Como estamos viendo a Cristo?

Mucha gente ve a Dios como sienten que Él debería ser. Otros ven a Dios como piensan que Él debería ser. El problema de esto es que empezamos a construir una idea de Dios en nuestra mente de acuerdo a como nosotros queremos y de acuerdo a nuestro propio contexto cultural y social. Nos hacemos de la idea del Dios ideal.

Se ha dicho que muchos ven al Padre de acuerdo a como ven a sus propios padres. Si uno tuvo un padre estricto e inflexible, es probable que lo asociemos con Dios y lo veamos de esa manera. Si nuestro padre terrenal era distante y no se relacionaba mucho con nosotros, es probable que lo veamos así también, o si tuvimos un padre que se enojaba fácilmente por todo. Pero por otro lado si tuvimos un padre amable, amoroso, que proveía y se preocupaba por nosotros, es probable que también veamos a Dios de esa manera.

Mi reto es que nos despojemos de los preceptos subjetivos que tenemos marcados por la infancia o por la sociedad y que descubramos realmente quién es Dios. La única manera de descubrir a Dios es por medio de su Escritura y por medio de una relación personal con Él. No podemos realmente conocerlo si no pasamos tiempo con Cristo. Incluso las diferencias que algunos dicen que hay entre el Dios del Antiguo Testamento con el Dios del Nuevo Testamento van a desparecer, porque Él es el mismo ayer, hoy y siempre. El Padre no cambia. Y las supuestas diferencias no van a tener sentido, esas diferencias existen porque nos hacemos una idea de Dios de forma apresurada sin realmente buscarlo en la quietud de nuestro tiempo de meditación y por medio de su Palabra.

Es interesante notar la forma en que los ateos “ven” a Dios también. Yo se que eso suena muy contradictorio, pero aunque los ateos niegan la existencia de Dios ellos ven y piensan en Él de una manera en particular  también (aunque se supone que no existe). ¿Y cómo sabemos eso? Por la forma en que hablan de Él, normalmente se quejan del Dios bíblico como un Ser enojado, dictador, asesino, arbitrario y genocida entre otras cosas. Demasiado interesante para un Ser que “no existe”.

 

 

Como decía alguien; es aburrido hablar con ateos porque se la pasan hablando de Dios.

Si Él fuera así, yo estaría de acuerdo con ellos, yo tampoco quiero seguir a un Ser Divino con esas características, pero eso no es lo que veo en la Biblia, y si el Padre ordena que un pueblo deje de existir es porque Él es soberano, Él da la vida y Él la quita, nos puso aquí, pero también tiene derecho a quitarnos de este mundo. Ese no es un Dios dictador, ese es un Ser soberano haciendo el uso de su derecho como Creador, pero si lo combinamos con otros atributos de Dios como su amor, paciencia, bondad, misericordia y compasión, entonces podemos confiar que lo que Dios hace es lo mejor y lo correcto para nosotros, por más que eso nos parezca difícil de entender. Cuando vemos un niño pequeño, y su padre toma una decisión, muchas veces el niño va a protestar y no sabe porque se ha tomado esa decisión y patea, y se enoja y llora en reclamo. Muchas veces nos comportamos de esa manera con Dios. Pero también hay que entender que Dios no es la causa del sufrimiento en el mundo como algunos quieren acusarlo, la causa del sufrimiento del mundo es el pecado del hombre, la causa del sufrimiento en el mundo somos nosotros mismos.

Un ateo se quejaba de los niños que mueren de hambre en áfrica, acusando (otra vez) a un Ser Divino que se supone “no existe” por esas injusticias… cuando al mismo tiempo nos alegramos y emocionamos que la ciencia pone un robot en un cometa a millones de kilómetros de la Tierra, donde se gastaron millones de dólares y recursos humanos y materiales de alta tecnología…. mientras los niños en áfrica sufren de hambre. El ser humano esta conquistando el espacio mientras muchos no tienen nada. El Padre nos puso en este mundo para administrar los recursos que tenemos, pero nuestro egoísmo no nos permite hacer nada al respecto. Nos sentamos detrás de una computadora y acusamos a Dios.

La Biblia dice que la salvación es un regalo gratuito, Cristo murió en la cruz por nuestros pecados y ahora tenemos entrada directa al trono de la gracia. Efesios 2:8 dice…

“Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe.

Ésta no nació de ustedes, sino que es un don de Dios”

(RVC).

Pero desafortunadamente muchos se han quedado a medio camino en cuanto a ese versículo, y no avanzaron. En parte es por la culpa de muchos predicadores que han llenado estadios convenciendo al mundo que con sólo hacer una oración mágicamente son salvos y nada más. Sin discipulado y sin leer los versículos siguientes, Efesios 2:10 dice…

 Nosotros somos hechura suya; hemos sido creados en Cristo Jesús para realizar buenas obras,

las cuales Dios preparó de antemano para que vivamos de acuerdo con ellas.

(RVC).

La salvación no trata solamente de que nuestro nombre esté escrito en el libro de la vida, nuestra salvación involucra que somos una nueva creación en Cristo Jesús, y como nueva creación tenemos un propósito. Muchos cristianos se enfrían, incluso muchas iglesias se enfrían porque han olvidado el propósito, o simplemente no lo han buscado.

¿Cual es el propósito de Dios para su vida? ¿Vivir bien? ¿Tener prosperidad? ¿Tener paz, amor, amigos, dinero, familia, carro, casa…? Si esa es su idea del “propósito de Dios para su vida” debo decirle que esta equivocado, y le han enseñado muy mal. Porque el propósito de Él para nuestra vida no es hacer mi voluntad, sino la voluntad del Padre.

El propósito de Cristo para mi vida no es que yo sea materialmente feliz, el propósito de Dios para mi vida es hacer su voluntad, es realizar buenas obras, no inventadas por nosotros sino las obras que ya Él preparó de antemano para que vivamos en ellas. ¿Esta usted caminando bajo Su voluntad? ¿Esta usted realizando la obra que Él preparo de antemano para su vida?

Si no es así, nuestro primer paso es pedir perdón a Dios, arrepentirnos, tal ves ese arrepentimiento es individual o corporalmente como iglesia, porque no hemos procurado descubrir a Dios, reconocerlo tal y como Él es. No nos hemos preocupado por saber cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida, y por eso nuestro cristianismo se ha estancado o esta casi muerto.

Ahora, dependiendo como veamos a Dios, así vamos a actuar, y es ahí donde el asunto se complica. Si creemos que Él es sólo amor y misericordia, vamos a vivir en pecado y justificando el pecado en nuestra vida. Si creemos que el Padre es exigente mal humorado y estricto, entonces vamos a vivir en legalismo y nos va a costar perdonarnos a nosotros mismos y a otros cuando erramos.

Debemos descubrir realmente a nuestro Padre, y no quiero darle una descripción de quién es Él para que salga con la respuesta en la mente, yo prefiero que usted disfrute el camino de descubrir a Dios en su vida, así que lo animo a descubrirlo.

El Señor ha dicho: «Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, ni son sus caminos mis caminos. Así como los cielos son más altos que la tierra, también mis caminos y mis pensamientos son más altos que los caminos y pensamientos de ustedes.

Isaías 55:8-9. (RVC)

Bendiciones !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *