“Porque muchos vendrán en mi nombre, y dirán: “Yo soy el Cristo”, y engañarán a muchos… Así que, si alguien les dice: “Miren, aquí está el Cristo”, o “Miren, allí está”, no lo crean. Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que, de ser posible, engañarán incluso a los elegidos.”